Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
03/06/2021
Filia Dei

Club de lectura Bolivia

Cecilia González Paredes
Cecilia González Paredes

Uno de los varios proyectos de Tu Beca Bolivia que surgió a finales del 2020, a raíz del caos que generó el virus, es el espacio denominado Club de lectura Bolivia. Este club está dirigido a pequeños entre los seis y 10 años de edad.

Durante 21 sesiones en un mes, se busca  desarrollar nuevas capacidades y formar hábitos de lectura. Justo este mes, el registro finaliza este 4 de junio y el nuevo programa inicia el 7 de junio. Los coordinadores, son dos bolivianos que actualmente residen en Japón.

Este club me recordó un hecho que sucedió mientras estudiaba la maestría. Uno de mis amigos era maestrante del MBA. Él era nativo del norte de España. Recuerdo que un semestre tenía la materia de ética, en la que leían muchos casos de estudio. Estas lecturas eran evaluadas con un quiz al inicio de cada sesión.

Frustrado, un día me comentó que le estaba yendo mal en esas evaluaciones cortas. Tratando de animarlo, quise entender cuál era el problema de algo que me parecía, se trataba de un aspecto sencillo. Luego de que me comentó largo y tendido, como era la clase, qué se leía, incluso qué preguntas entraron en el último quiz, comprobé que en efecto era un simple caso de lectura de comprensión.

Le pedí entonces que me anotara las preguntas que se acordaba. Luego procedí a leer el caso de estudio que fue evaluado. Eran 12 páginas en un libro. A continuación, le marqué en qué párrafos estaban las respuestas. Quiso refutar que él no podía memorizar tanto. De hecho no era cuestión de memorizar, pues no se preguntaban fechas ni medidas, ni nombres.

Quedé muy extrañada y sorprendida. ¿Cómo era posible que una simple lectura de comprensión le resultara tan complicada? Le di un par de sugerencias sobre cómo debería leer cualquier siguiente texto de esa clase. Su respuesta me dejó en blanco. “Es que es mucha cantidad”. Recuerdo que aquel semestre, cursaba una materia sobre Ecología Política, con un docente que era geógrafo. En aquella materia había mucho material que leer.

No eran doce o veinte hojas para la siguiente clase. Era medio libro  o por lo bajo cinco capítulos de algún libro. Todo eso se evaluaba en una mesa redonda. Yo estaba sorprendida lo rápido que se me hacía leer esos libros del área social. A diferencia de un artículo científico, uno no tiene que detenerse a revisar los estudios referidos. A veces, leer una publicación científica puede tomar dos días y solo son seis hojas.

A diferencia de mi amigo, yo ya había adquirido hace años el hábito de la lectura. Ya un libro arriba de las 400 páginas no me intimida y lo de leer y comprender es cosa rutinaria de las lecturas que uno hace gracias al empeño de mi madre por cultivar este hábito.

Ya lo había comentado antes, pero es lamentable que en Bolivia el promedio de libros leídos por persona por año, apenas llegue a uno. De ahí, que quedé muy contenta al ser invitada para la actividad de cierre de uno de los grupos del Club de Lectura.

Les compartí brevemente sobre el código genético y como este sirve para escribir distintas características que podemos ver cada día al mirarnos en el espejo. Si tenemos línea recta en la frente o no, si tenemos lóbulo en la oreja o no, si podemos enrollar la lengua como un taco o no, etc.

Cualquiera diría que no me entendieron ni J. La verdad es que siempre quisiera tener esa audiencia. Niñitos bien preguntones y llenos de varias observaciones. Me quedo muy esperanzada de que Tu Beca Bolivia, albergue este tipo de iniciativas que son necesarias, pues estos pequeños eventualmente, estarán listos para aplicar a una beca y poder capacitarse sin problemas de comprensión en sus lecturas. ¡Que surjan más de estos clubes!

Teme al hombre de un solo libro (Sto. Tomás de Aquino).

Cecilia González Paredes M.Sc.

Especialista en Agrobiotecnología



Gif aprobado VS
Gif aprobado VS
Banner-Bolivia-cuadrado
Banner-Bolivia-cuadrado
variacion-1
variacion-1