Adaptación-1000x155 (1)
Adaptación-1000x155 (1)
Bruějula Digital 1000px x 155px
Bruějula Digital 1000px x 155px
26/04/2024
Oveja Negra

Evo Morales y la zorra

Eduardo Leaño
Eduardo Leaño

Según la fábula de Esopo, estaba una zorra con mucha hambre y al ver colgando de una parra unos deliciosos racimos de uva, quiso atraparlos con su boca. Sin embargo, al no poder alcanzarlos, se alejó diciendo: “¡Ni me agradan, están amargas y verdes!”.

Considerando esta fábula, el destacado filósofo y sociólogo noruego Jon Elster, en su libro Uvas amargas, utiliza esta metáfora para ilustrar la idea de que las personas con frecuencia rechazan o desvalorizan lo que no pueden obtener, atribuyendo su fracaso a factores externos. Elster denomina este comportamiento como una “preferencia adaptativa”, es decir un deseo que se ha adaptado a lo que está disponible en el contexto. Tomando como referencia esta idea, la presente columna intenta describir esta preferencia adaptativa de Evo Morales en algunos momentos de su pendular práctica política.

El triunfo electoral de Luis Arce y David Choquehuanca en 2020 ha implicado el reemplazo de la burocracia gubernamental, ligada anteriormente a Evo Morales, por una nueva vinculada, esta vez, a Arce y Choquehuanca. Después de su regreso a Bolivia (9 noviembre 2020), luego de una breve luna de miel con el actual Presidente, Evo Morales no advirtió que a la ilegal y perversa intención de postularse como presidente en 2025 se le opondría el ambicioso deseo de reelección de Arce y Choquehuanca. Esta discrepancia de intereses es lo que provocó el conflicto en el seno del MAS.

A los meses de asumido el Gobierno, Luis Arce recibió de Evo Morales la sugerencia y luego exigencia de destituir al ministro Eduardo del Castillo. Esta autoridad fue interpelada por el Legislativo en distintas ocasiones: en junio de 2021, en mayo de 2022 y en mayo de 2023. Hasta esta ocasión, Morales y su bancada, contradictoriamente, evitaron la censura del ministro quizá con la inocente esperanza de que Arce lo destituyera por las buenas.

Al percibir que este objetivo no se lograba, Evo Morales y su bancada parlamentaria optaron por una estrategia diferente, decidieron apoyar la censura del ministro; así, el 28 de junio de 2023, Eduardo Del Castillo fue interpelado nuevamente, en esta ocasión el ala evista del MAS y las bancadas opositoras de Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos sumaron votos para censurar al ministro cuestionado. La consecuencia de la censura, contra todo lo previsto, fue que el Presidente Luis Arce ratificó al ministro en su cargo y los evistas, al no conseguir la destitución de esta autoridad, alentaron la ruptura definitiva de la bancada del MAS. Así, los evistas, como la zorra de la fábula, terminaron por distanciarse de aquello que no pudieron obtener.

Las pugnas entre evistas y arcistas se trasladaron al congreso de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), celebrado a mediados de agosto del 2023. En este evento hubo violentos enfrentamientos entre ambas facciones del MAS por el control de la directiva de esta entidad sindical. El encuentro culminó con la intervención de la Policía, personas heridas y con una dirección sindical dividida: una reconocida por Arce y la otra, por Morales. El 23 de agosto, la dirección afín a Morales anunció el bloqueo indefinido de carreteras desde el 4 de septiembre en demanda de que el ala arcista les entregara la sede de la CSUTCB. El 3 de septiembre, faltando un día para el anunciado bloqueo indefinido de caminos en el país, el Pacto de Unidad evista decidió suspender su medida de protesta hasta el 16 de octubre y dio un nuevo plazo al Gobierno, esta vez hasta el 15 de septiembre, para que atendiera su demanda. Finalmente, pasaron ambas fechas y las medidas de protestas no se implementaron. Los evistas no lograron recuperar la sede de la CSUTCB y este deseo se convirtió en otra uva amarga.

El 31 de octubre del 2023, la Sala Plena del TSE rechazó las determinaciones del congreso del MAS–IPSP en Lauca Ñ, Trópico de Cochabamba, donde se ratificó a Evo Morales como jefe nacional y se lo nombró “único candidato” con miras a 2025; además, el tribunal solicitó que se organice otro congreso. El 6 de noviembre, luego de un ampliado de emergencia, los evistas determinaron la movilización y la vigilia permanentes en el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y los tribunales electorales departamentales (TED), con el propósito de que la entidad electoral reconsidere y acepte las determinaciones del décimo congreso del partido.

Sin embargo, después de algunos días de vigilia, un contingente de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) desalojó a los pocos militantes masistas que hacían vigilia. Desde estas intervenciones hasta principios de abril de este año, los evistas insistieron acerca de la validez de las resoluciones de aquel congreso, pero el 2 de abril de este año, el presidente del MAS, Evo Morales, anunció que convocará a un nuevo congreso en cumplimiento a las instrucciones emitidas por el TSE. Este cambio de actitud refleja un comportamiento de adaptación de los deseos a las nuevas circunstancias que amenazan con la proscripción del MAS. Este es otro caso en el que se puede advertir la metáfora de las uvas amargas.

Estos ejemplos ilustran cómo los políticos desestiman el logro de ciertos objetivos, o retirándose en silencio o adaptando sus posturas al nuevo contexto, con el argumento de la zorra de la fábula: las uvas están amargas y verdes.  

Eduardo Leaño es sociólogo.



GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
GIF 2 vision-sostenible-gif-ok
bk-cuadrado
bk-cuadrado