Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
Inclusión financiera| 20/08/2021

Educación financiera para romper el círculo de la pobreza y crecer

Educación financiera para romper el círculo de la pobreza y crecer

Visión sostenible |20|08|21|

La mejor vía para tener el control de nuestra situación financiera y optimizar nuestros recursos es adquiriendo los conocimientos suficientes en educación financiera. Lo dicen varios expertos y lo demuestra la realidad. 

“La mala gestión del dinero lleva a una vida con muchas renuncias, a la creación y acumulación de deudas esenciales para la mayoría de la población y sacrificios individuales que llevan a escasos y tristes resultados”, describe la especialista en educación financiera y exdefensora del consumidor financiero, Claudia Montalvo.

A diario nos topamos con mucha gente dispuesta a trabajar hasta 12 horas al día, sacrificando el tiempo que tendría que dedicar a la familia y amigos, sólo para llegar a final de mes. A esto se le suma el desconocimiento sobre la posibilidad de tener entradas automáticas de ingresos ajenas a su profesión, que les pueden permitir desligar la relación entre tiempo y ganancia de dinero.

Una persona que toma buenas decisiones financieras puede alcanzar un récord crediticio que le facilite el acceso a mejores condiciones, lo cual tendrá un impacto positivo en su calidad de vida.

En los últimos años se experimentó un aumento en la morosidad de la cartera bancaria. Se evidenció que en Bolivia cada menor crecimiento en la actividad económica del 0,3% se vincula con un incremento en la mora bancaria del 1%. Por ello, ante el riesgo de insolvencia, muchos bancos endurecieron sus políticas crediticias, en algunos casos incluso con incrementos en las tasas de interés.

Bolivia, Brasil y El Salvador registraron el peor desempeño en tasas de ahorro, según el Índice de Desarrollo Integrador (IDI) 2018 del Foro Económico Mundial. Por otro lado, de acuerdo con datos oficiales, en Bolivia el uso de la banca móvil o por internet es del 11% de la población. Además, el 67% de la población de 18 a 46 años usa los cajeros automáticos y sólo un 35% de los que superan esa edad los usa.

Estos indicadores demuestran la urgencia de una buena educación financiera para conocer primero su importancia en la sociedad. “Si los consumidores mejoran su educación financiera no se endeudarán inconscientemente, entenderán los riesgos del sobreendeudamiento, la importancia del ahorro, y cómo invertir bien y que esas inversiones les reporten beneficios”, dice Montalvo.

“Manejar ciertos conocimientos de finanzas puede ayudar a la gente a lo largo de su vida a mitigar el impacto del estrés económico y a fortalecer su resiliencia, sobre todo en épocas de crisis. Como se ha dicho, la inclusión financiera se debe complementar con la educación financiera”, señala el grupo Credicorp, el holding financiero con operaciones en banca universal, microfinanzas, seguros y finanzas, banca de inversión y gestión del patrimonio.

Credicorp está presente en Perú, Bolivia, Estados Unidos, Panamá, Chile y Colombia.

Desde el punto de vista de Montalvo, “para que la educación financiera avance en el país, en la medida que realmente se necesita, es importante que todos los directivos del sistema financiero, del sector público y privado, no sólo transmitan consejos para manejar las finanzas personales, sino que también inviertan en mejorar procesos y canales de comunicación que faciliten el uso de tecnologías”. Sugiere que se debe mejorar aún más la confianza en el sistema financiero a través de la transparencia de la información sobre los productos y servicios que se ofrecen.