Sociedad | 28/08/2020

La Asamblea de los Bosques y la Vida presenta argumentos contra el "agronegocio" y el uso de transgénicos

La Asamblea de los Bosques y la Vida presenta argumentos contra el "agronegocio" y el uso de transgénicos

Brújula Digital |28|8|20|

La Asamblea de los Bosques y la Vida presentó 10 argumentos contra representantes del “agronegocio” en Bolivia ante la decisión de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) de rechazar una iniciativa que busca controlar el uso de transgénicos en el país.

La mencionada Asamblea presentó una Acción Popular al Tribunal Constitucional para declarar inconstitucionales los decretos supremos que aceleran el análisis del uso futuro de transgénicos.

Ante esa Acción Popular, Marcelo Pantoja, Presidente de Anapo, expresó que “como uno de los principales sectores productivos del país, rechazamos la Acción Popular interpuesta por un grupo de activistas con la intención de eliminar los decretos supremos que autorizan al Comité Nacional de Bioseguridad y los procedimientos abreviados para la evaluación de eventos biotecnológicos para el maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya”.

Los activistas a favor del medioambiente señalan que “en nuestro derecho de réplica, argumentamos por qué el modelo de producción agroindustrial transgénico es un atentado directo contra la CPE, la salud y la vida del pueblo boliviano, el equilibrio de los ecosistemas, la biodiversidad y la economía del país”.

La Asamblea, mediante un comunicado, dio 10 argumentos contra las ideas que Anapo dio en defensa a los transgénicos y del trabajo general del sector agropecuario.

Entre otros, señala que no existe ni en la CPE ni en ningún tipo de tratado internacional algún “derecho a utilizar semillas genéticamente modificadas’’.

Los miembros de la Asamblea de los Bosques y la Vida rechazan la idea de que los “transgénicos se usan para ser competitivos”. La competitividad, dijeron, de este sector económico ha dependido en los últimos años de la “inversión pública, de los subsidios públicos, créditos preferenciales, sanciones ambientales perdonadas y permisos para llevar adelante incendios forestales”.

Agregan por ello que no existe en la región ningún modelo de desarrollo agropecuario que se base en el uso de semillas transgénicas y que no requiera paralelamente de inversiones públicas masivas y que no sea viable sin deforestar para habilitar tierras para la ganadería y agroindustria.

También dijeron que “el cambio climático es consecuencia de la revolución industrial y la globalización. Es absurdo plantear que la solución para combatir los efectos de la deforestación en la agricultura sea expandir el modelo de desarrollo agropecuario actual (basado en transgénicos) y que son los que generan dicha deforestación y el cambio climático”.

De la misma manera, la Asamblea rechazó la idea de que los “transgénicos significan desarrollo”: A la fecha, dijo el comunicado, “la expansión de la deforestación y los daños ambientales generados por el modelo agropecuario no han constituido ‘desarrollo para el país’ y solo benefician a algunos grandes empresarios y transnacionales”.

Agrega que el agropecuario es un sector cuya contribución tributaria es mínima; genera muy pocos empleos para la gran proporción de tierra agrícola que ocupa y ocasiona una pérdida de capital natural incomparable al valor económico que genera.

Ello fue presentado en respuesta al documento de Anapo, que manifestó que: “La Acción Popular es un atentando contra el exitoso modelo productivo cruceño que garantiza el 70 por ciento de la provisión de alimentos, la seguridad y soberanía alimentaria de Bolivia y aporta con cientos de millones de dólares a través de la exportación”.

La Asamblea de los Bosques denunció públicamente el “amedrentamiento a activistas, científicos, ciudadanos y jueces” que han sufrido y anuncia que se declara “en emergencia ante las amenazas del Señor Pantoja”.

BD/ML