Reportajes | 06/08/2020

Hezbollah no escapará al oprobio público por Beirut

Hezbollah no escapará al oprobio público por Beirut

Las consecuencias de la explosión en Beirut desde un drone

Infobae  |06|08|20|Hussein Ibish


Como si los libaneses no hubieran sufrido lo suficiente. Durante meses, han estado atrapados entre un colapso económico, el desmoronamiento de los servicios públicos y una creciente pandemia. Ahora deben contar los muertos y examinar el extenso daño a su capital después de dos explosiones gigantes el martes.

Las explosiones, especialmente la segunda, fueron tan grandes que se reportó fueron escuchadas y sentidas en Chipre. Al menos 130 personas han sido asesinadas -ese número seguramente aumentará - y miles de heridos. Una gran extensión del puerto y su vecindario inmediato se encuentra en ruinas humeantes; a kilómetros de distancia, las calles están llenas de cristales rotos.

El Gobierno del primer ministro Hassan Diab dice que las explosiones fueron causadas cuando una soldadura descuidada encendió alrededor de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, un material altamente combustible utilizado como fertilizante y para la fabricación de bombas. En comparación, Timothy McVeigh usó cerca de 2,4 toneladas del mismo producto químico en el bombardeo de Oklahoma City de 1995. El desastre de 2015 en la ciudad china de Tianjin fue causado por la explosión de 800 toneladas de nitrato de amonio.

El equivalente a 1.100 bombas del tamaño de la ciudad de Oklahoma podría explicar la devastación y la nube de hongo rojizo que se extendió sobre el puerto de Beirut. Pero eso no significa que los libaneses simplemente acepten que la explosión fue un evento de fuerza mayor inevitable.

Asumiendo que la cuenta oficial se sostiene, el desastre vuelve a exponer la podredumbre que está destruyendo el país - una mezcla especialmente corrosiva de corrupción, ineptitud e intenciones malignas.

Al parecer, el nitrato de amonio se incautó en 2013 de un buque con bandera moldava que viajaba de Georgia a Mozambique. Pero alguien -que aún no sabemos- lo trajo a Beirut; en lugar de devolverlo, subastarlo o deshacerse de él, la administración portuaria permitió inexcusablemente que se almacenara allí durante años.

No hay premios para adivinar quién en el Líbano podría estar interesado en mantener tan vastas cantidades de material explosivo a mano. El Tesoro de Estados Unidos e Israel creen que Hezbollah controla muchas de las instalaciones portuarias de Beirut.

Diab, cuyo gobierno depende totalmente del apoyo político de Hezbollah y de sus aliados cristianos maronitas, ha prometido responsabilizar a los responsables. Es más que probable que algunos oficiales menores sean señalados por permitir el almacenamiento inadecuado de material altamente peligroso.

Hezbollah, respaldado por Irán, con su gran milicia bien armada, así como su dominio político sobre el primer ministro, no tiene nada que temer del Estado. Pero no escapará al oprobio público: la mayoría de los libaneses asumirán que el nitrato de amonio pertenecía a la milicia, para su uso en Siria y contra Israel.

El por qué de que los químicos explotaran es otra materia, rica en posibilidades de conjetura. En el tribunal de la opinión pública, los sospechosos habituales serán recogidos de la guerra en la sombra entre Irán y Hezbollah por un lado e Israel por el otro. El presidente Donald Trump, en quien se puede confiar solo para empeorar las cosas, especuló que fue un ataque deliberado. Esto será recogido y amplificado por los teóricos de la conspiración en Oriente Medio.

Pero las sospechas sobre la culpabilidad de Hezbollah se intensificarán el viernes [tras las explosiones, el fallo fue aplazado al 18 de agosto N. del E], cuando se espera que un tribunal especial de las Naciones Unidas para el Líbano que ha estado investigando el asesinato en 2005 del ex primer ministro libanés Rafik Hariri emita veredictos en casos contra cuatro cuadros de Hezbollah siendo juzgado por rebeldía. Los hombres están escondidos, y no han sido vistos en años; incluso si son hallados culpables, nadie espera que sean entregados. Hariri, hay que recordar, murió en una explosión masiva.

Un veredicto de culpabilidad aumentaría la presión interna sobre Hezbollah, sus aliados y el Gobierno. Cuando los libaneses hayan terminado de llorar a sus muertos, la ira volverá, aquella del tipo que alimentó las masivas manifestaciones callejeras que derribaron al predecesor de Diab en octubre pasado.

Incluso sin las explosiones de Beirut, el momento del veredicto habría sido incómodo para Diab, que está luchando por negociar un rescate económico con el Fondo Monetario Internacional: entre los obstáculos está la resistencia de Hezbollah a las reformas necesarias.

Hezbollah se encuentra incómodamente posicionado como el principal patrocinador del Gobierno que preside un colapso completo del estado y la sociedad libaneses. No se librará fácilmente de la culpa por la explosión de Beirut, o por el asesinato de Hariri. Incluso en este país que ha sufrido tanto y durante tanto tiempo, las últimas tragedias del Líbano no serán olvidadas pronto, ni sus perpetradores serán perdonados.

*Hussein Ibish es un investigador residente senior del Instituto de los Estados del Golfo Árabe en Washington.

(C) Bloomberg, 2020