Brújula digital 728x90 px
Brújula digital 728x90 px
30 Años BancoSol -  (1000x115)px
30 Años BancoSol -  (1000x115)px
19/01/2022
Articulista Invitado

Don Max y el Johnny

Hernán Cabrera
Hernán Cabrera

Cuántas diferencias, muchas y abismales. El padre la sudó la gota gorda y el hijo, heredó fortuna y el partido político.

Conocí de cerca a don Max Fernández, en mi condición de periodista. Seguí su carrera empresarial y política. Fui testigo de las varias obras sociales, caritativas que él entregó al pueblo en diferentes regiones del país. La gente lo recuerda como un hombre bondadoso y humilde, así como fue su inicio.

Falleció en un trágico accidente de aviación el 26 de noviembre de 1995 a sus 53 años de edad. Gracias a esta muerte, duele decirlo, es que su hijo, Johnny Fernández, fue elegido como el alcalde de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en las elecciones  municipales de diciembre de 1995. Méritos no tenía, la gente votó por compasión y como homenaje a don Max.

Sin duda, fue una de las peores gestiones (1995-1999) de la historia municipal de esta ciudad. Sin obras y con varios hechos de corrupción. La Doble Vía La Guardia está en su haber.

Cuando se lanzó de nuevo a la Alcaldía, en el 2021, le dije a varios amigos, que no había cómo Johnny gane las elecciones. Me equivoqué. El pueblo con su voto resucitó a un cadáver político, con un pasado de escándalos tras escándalos y de derroche de dinero y juergas. En política no se está muerto hasta que uno no esté bajo tierra.

Llegó, otra vez, a ser Alcalde del Municipio más rico del país. Los amigos y familiares me decían hay que darle la oportunidad, ahora es más maduro y serio. “Por sus obras los conoceréis”, es la cita bíblica que siempre recordamos. Y los hechos van sucediéndose.

Precisamente, ese carácter altanero, abusivo, de creerse dueño de todos y de nada, el alcalde Johnny Fernández fue protagonista de un impasse con algunos trabajadores que se ganan el pan de cada día. Le dijeron “tío tongo y su tropa de flojos”. Qué manera de enojarse, que incluso un hombre abultado, que la vida le dio todo, increpó a estos hombres del pueblo. “No pueden decir nada o criticar”, decía en el video.

“Hay gente atrevida, abusiva y a estos abusivos hay que asentarles la mano en el tema de respeto de la ley, no hay otra, porque sino aquí va ser tierra de nadie. Imagínese, usted quiere pasar por su acera y viene un tipo y la cierra porque se pone a trabajar y le pone obstáculos. (Y cuando se le reclama), todavía se enoja”, dijo el prepotente alcalde, como dando un mensaje lapidario y violento contra todos aquellos que digan algo en relación a sus shows que arma, dizque, bajo la consigna de estar trabajando por Santa Cruz.

El hombre trabajador tuvo que pedir disculpas por este impasse, develando que hubo presiones y amenazas para ese efecto. Sin duda, no fue voluntaria su decisión.

Significa, que una autoridad electa no admite la  mínima crítica y es intolerante ante el reclamo popular, que estuvo representado en ese ser humano, que día a día suda la gota gorda para el sustento diario.

Significa, que en nuestro propio patio se está erigiendo un dictatorcillo, con dinero y poder, para arrasar con quienes se animen a cuestionar o criticar su gestión. Hasta lo dejó a su h hijo como Alcalde interino. Humildad ni una pizca, pero sí mucha soberbia y campaña publicitaria.

Para todos aquellos que vienen gritando que el gobierno de Arce es dictatorial, que es una tiranía, ¿qué dirán de la forma abusiva y vulneradora de los derechos humanos a la libertad de expresión y de opinión que lo viene practicando de forma directa Fernández y sus colaboradores, vía tik tok, conferencias de prensa, guardaespaldas, etc?

Si en la anterior gestión del dueto Percy-Sosa, acallaron a las juntas vecinales, control social, sindicato municipal y otros, vía prebendas e ítems fantasmas, el alcalde Johnny Fernández Saucedo, lo está haciendo de frente, contando con un ejército de medios y de periodistas que poco o nada han cuestionado su accionar; pero el ciudadano cuenta con las poderosas redes sociales para no callarse ni tenerle miedo a los tiranos locales, departamentales y nacionales. 

Hernán Cabrera es periodista y analista




Gif aprobado VS
Gif aprobado VS
Cuadrado EPPlus 300x300
Cuadrado EPPlus 300x300