Adaptación-1000x155 (1)
Adaptación-1000x155 (1)
Bruějula Digital 1000px x 155px
Bruějula Digital 1000px x 155px
Mundo | 13/06/2024

Jeffrey Sachs: “Derrocar gobiernos está en los términos de referencia de la CIA”

Jeffrey Sachs: “Derrocar gobiernos está en los términos de referencia de la CIA”

Jeffrey Sachs

Brújula Digital|13|06|24|

El renombrado economista estadounidense Jeffrey Sachs hizo controvertidas declaraciones en una reciente entrevista extensa con Tucker Carlson, abordando temas como la guerra en Ucrania, la influencia de los neoconservadores en la política exterior de Estados Unidos, el asesinato de Kennedy y el origen del Covid-19.

Sachs es conocido por su trabajo en desarrollo económico, pobreza y salud global. Ha sido asesor en múltiples países y organizaciones internacionales. En Bolivia se le atribuye haber ideado el DS 21060. Profesor en la Universidad de Columbia, es autor de varios libros.

Esta es la segunda y última entrega de la transcripción de esa entrevista.

¿Quiénes son los neoconservadores? ¿Cómo los describiría? ¿Qué es un neoconservador?

(Son) un grupo de verdaderos creyentes que empezó, que realmente cobró fuerza en los últimos años de Bush padre. Eran Cheney, Wolfowitz, Rumsfeld, pero llegó a ser absolutamente bipartidario (republicanos y demócratas). Victoria Nuland es algo así como su máxima expresión. Su marido, Robert Kagan, es una especie de intelectual público de los neoconservadores.

Creo que esta ha sido la política exterior más desastrosa que se pueda imaginar. ¿Cómo se puede pasar de la paz en 1991, cuando se tenía la oportunidad de crear un mundo pacífico y cooperativo que realmente podría ser próspero y hacer cosas buenas juntos, a este caos en el que estamos? Se necesitó una estrategia muy estúpida, muy imprudente, muy ciega. Y eso es lo que nos dieron los neocons, una estrategia que sostiene “ahora nosotros manejamos el mundo y, explícitamente, somos los policías del mundo. Vamos a hacer las guerras que necesitemos hacer, donde sea y cuando sea que necesitemos hacerlas. Nos aseguraremos de que no quede ningún rival”.

Clinton (Bill) no era un neocon rígido, pero Madeleine Albright era una verdadera creyente, y él se dejó llevar en esa dirección.

Después vino el 9 de septiembre de Bush hijo, guerra global contra el terrorismo. Pero, básicamente, el 9 de septiembre fue la oportunidad de implementar el proyecto de “El nuevo siglo americano” que es el documento que define la agenda neocon. Bush hijo introduce todas esas cosas, el repliegue unilateral del sistema de misiles antibalísticos, la guerra en Irak, la expansión de la OTAN a siete países más, la firme decisión de expandirla a Ucrania y Georgia.

Después viene Obama, él no es un neocon, pero ¿quién resulta ser la portavoz para Europa del este y Ucrania? Victoria Nuland. Ella fue subasesora de Seguridad Nacional de Cheney. Con Obama aterriza como asistente de Hillary, quien es neocon hasta la médula. Victoria Nuland pasa luego a ser asistente de la Secretaría de Estado para Europa y es la persona que derroca a Yanukovich (presidente ucraniano) entre fines del 2013 y principios del 2014.

Obama no es neocon, obviamente no tiene ninguna experiencia en política exterior, pero no es por naturaleza un neocon. Pero el sistema te mantiene en movimiento a menos que seas un presidente que sabe cómo mantener un pie en el freno. Y no hemos tenido muchos presidentes así. Eisenhower fue uno porque realmente entendía este sistema. John Kennedy lo aprendió, pero solo después de Bahía de Cochinos y probablemente fue asesinado por nuestro Gobierno por tratar de mantener el pie en el freno.

Entonces, en el año 2011, Obama entra en el juego neocon de decir, de la nada, “¿por qué no derrocamos a Bashar al Assad, presidente de Siria?”. De repente, empiezas a oír que Assad debe irse. Puedo decirte que en el 2012 había protestas en Siria, estaban pasando cosas, pero el presidente de EEUU dijo ahí, “ok, vamos a mandar a la CIA para que derroquen al Gobierno en Siria”. Y si alguien está sorprendido, (le digo que) lo hemos hecho docenas de veces, no se hagan ilusiones, derrocar gobiernos está en los términos de referencia de la CIA.

Entonces empezamos a armar a los yihadistas. La ONU puso en marcha un proceso diplomático para lograr la paz. Tuvo éxito, logró que todas las partes aceptaran un acuerdo de paz, menos uno, Estados Unidos. ¡Sí!

Hemos tenido 13 años de guerra en Siria. Cientos de miles muertos. Un país destruido. Hicimos lo mismo en Libia. Decidimos sacar a Gadafi. ¿Por qué? Nadie realmente sabe.

Lo que se sabe es que nos aprovechamos de una resolución de la ONU de protección del pueblo en Bengasi para lanzar un bombardeo de meses contra Libia, hasta que derrocamos al Gobierno. Desatamos una guerra en África durante los 13 años siguientes, hasta hoy, que aún sacude a los países de la región.

(Los neocons) hacen estas cosas porque pueden. Otra teoría, que quizás sea cierta, es que lo hacen por dinero, por negocios (…). Tal vez todo esto es un éxito desde el punto de vista de alguno… tener todas estas guerras con esta gran maquinaria militar… ¡Yo no sé!

Ni siquiera se puede inventar una loca narrativa expost que lo explique. No son hechos explicables, pero el patrón es reconocible inmediatamente. Tenemos un país (EEUU) con un poder indiscutible, iniciando guerras en todo el mundo sin ninguna razón obvia.

Cada lugar se convierte en un objeto de guerra porque se convierte en la puerta de al lado de donde tenemos nuestras bases. Tenemos bases militares en, yo diría, 80 países, probablemente algo así. Por supuesto, el recuento no es público, así que cada quien elabora su propia lista. Tenemos unas 750 bases militares en todo el mundo.

Somos un país que se gana la vida derrocando a otros Gobiernos. Antes se decía, ¿por qué Estados Unidos es el único país del mundo que nunca ha tenido un golpe de Estado? Y la respuesta era, bueno, somos el único país que no tiene Embajada estadounidense.

Si una gran parte del trabajo de la CIA es derribar a los líderes de países extranjeros, ¿por qué no lo harían aquí?

Probablemente hace 61 años fue su primer intento con el presidente Kennedy, creo que es la mejor suposición, no estoy seguro, pero es la mejor suposición que (su asesinato) fue una operación de tal vez una CIA irregular, tal vez de la CIA oficial o tal vez fue una operación compartimentada de la CIA. Fue claramente una operación de ahí, no de Lee Harvey Oswald. Todo lo que sabemos y todas las pruebas apuntan en esa dirección.

Por supuesto que hemos tenido un golpe. Quiero decir, asesinando al presidente. Probablemente tuvimos un golpe a plena luz del día el 22 de noviembre de 1963 y nunca lo superamos y nunca lo investigamos. Al contrario, lo encubrimos desde el principio. Y gota a gota llega la evidencia…

¿Cree que fue la última vez que la CIA intentó influir en la política interna de este país?

Bueno, estoy seguro de que la CIA influye en la política interna todo el tiempo en este país porque sabemos de las extensas operaciones de vigilancia. El próximo año va a ser el 50 aniversario de las audiencias del comité (Frank) Church. Fue la única vez que un comité del Senado investigó las operaciones de la CIA. La primera cosa que descubrieron fue que nadie antes había investigado nada de esto. La segunda cosa, que (la CIA) es un Ejército privado del presidente, un Ejército completamente fuera de la sociedad, supervisión y control. La tercera, que estaban asesinando gran cantidad de gente, norteamericanos, dicho sea de paso, con esos experimentos desquiciados con LSD (como arma de manipulación mental); que no pusieron la bala en la cabeza de Patricio Lumumba, pero lo intentaron y apoyaron el golpe que lo derrocó, que estaban tratando también de asesinar a Castro, y muchas otras cosas.

Esto fue en 1975. Han pasado 49 años y no ha vuelto a haber un comité de investigación como ese. Es increíble cuántas cosas han ocurrido desde entonces. La lista es muy larga, créeme.

Dada la credibilidad que acabas de ganar con estas explicaciones, ¿de dónde crees que procede el Covid?

La pregunta es de qué laboratorio y por dónde. Es casi seguro que no surgió de la naturaleza. Es casi seguro que surgió de un proyecto de investigación deliberado que tenía una idea central, que era coger un virus natural y hacerlo más infeccioso. Y tenemos un anteproyecto importante de eso, que es una propuesta de investigación llamada Diffuse, que se presentó al Departamento de Defensa, a la unidad llamada DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency) en 2018. Es una especie de libro de cocina sobre cómo hacer el virus que causa Covid-19 y el virus se llama SARS-CoV-2.

En el 2015, teníamos un programa completo de investigación financiado por los institutos nacionales de salud (NIH su sigla en inglés), por la unidad de Anthony Fauci sobre coronavirus beta ya con los principales científicos enfocados en este sitio de escisión furina (…), empezando a hacer más y más experimentos con esa meta.

¿Puedo preguntar por qué? ¿Por qué se querría tomar un virus como ese y hacerlo más infeccioso?

Por eso. La respuesta general se llama biodefensa. La verdadera pregunta ¿es eso guerra biológica o es de verdad defensa? A partir del 2001, los NIH se convirtieron en la unidad de investigación del Departamento de Defensa. ¿Recuerdas el ataque con ántrax que vino después del 11 de septiembre?

Muy bien, sí. Después de eso, siento hacerte una pregunta: ¿Lo sabemos? ¿Sabes qué fue eso?

No sé la respuesta. Sé que después de eso, el departamento de Defensa financió la unidad de Fauci, la que de repente se convirtió en la unidad más grande de los NIH y Fauci se convirtió en el jefe de lo que ‘educadamente’ se llama biodefensa. Se supone que no hacemos guerra biológica.

Pero se trata de un programa de investigación tremendamente peligroso, que implica la manipulación de patógenos muy peligrosos.

Y en 2015, la capacidad de esa manipulación estaba alcanzando proporciones impresionantes.

Muchos científicos estadounidenses estaban gritando “paren por favor, esto es demasiado peligroso”. Y Fauci decía que no, que es muy importante, es crucial y debemos continuar.

Cuando el virus aparece a fines del 2019, principios de 2020, hay conmoción entre los científicos. Se preguntan “¿fuimos nosotros? ¿Cómo se ha escapado?”. Empiezan a hacerse llamadas secretas, una de las más importantes ocurre el 1 de febrero del 2020, que ha sido registrada por uno de los participantes en una memoria y conocida a través del recurso de Ley de Libertad de la Información. Lo que se sabe es gracias a este recurso y a las denuncias de los delatores (whistleblowers). Nuestro Gobierno nos ha mentido todo el tiempo, desde el inicio.

En esa llamada del 1 de febrero, uno de ellos dice “no puedo entender cómo esto hubiera podido venir de la naturaleza”. Y todos ellos están mirando al sitio de escisión furina porque ellos saben que ese era el objeto de la investigación, esa era la meta. “Nunca se ha visto un virus como este. Esto he hecho yo”. Pero cuatro días después, ese mismo grupo escribe el primer borrador de un documento llamado El origen proximal de SARS-CoV-2 que afirma que es un virus natural.

Es un encubrimiento. Es un fraude y no ha sido rectificado hasta el día de hoy.

BD/



FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1
FIE-BANNER--BRUJULA-DIGITAL-1000X155-PX_1


Banner BD 160724
Banner BD 160724
bk-cuadrado
bk-cuadrado