Cultura | 21/11/2018

Bohemian Rhapsody: Dios salve a la reina

Bohemian Rhapsody: Dios salve a la reina

Rami Malek, actor que interpreta a Freddie Mercury.

Jerussa Pozo

Brújula Digital |21|11|18

Durante las últimas tres semanas la película “Bohemian Rhapsody” se ha convertido en el mensaje universal porque está presente en la pantalla grande, en las plataformas musicales (en las que destronó a los cantantes de reggaetón, cosa interesante), en las conversaciones cotidianas y hasta en memes. Sí, “Su Majestad” ha vuelto y estamos felices.

Incluso hubo un meme que decía que el regreso de “Queen” (reina, en inglés) era algo así como reforestar el planeta. Que Dios salve a la reina.

El cine es un termómetro social por excelencia, refleja muy bien lo que nos ocurre como sociedad y pareciera que estamos disconformes con las tendencias actuales. Por ello, recuperar joyas del pasado, como “Queen” por ejemplo, termina siendo una necesidad para muchos.

La película tardó diez años en llegar a la pantalla grande, tuvo diversos problemas como el cambio de directores y actores principales (de hecho, podría hacerse otra película sobre la producción del film).

El film empezó a ser dirigido Bryan Singer, y debido a problemas con su comportamiento “desordenado” (hubo hasta rumores de acoso sexual, pero luego descartados), la Fox se hartó de él a mitad de la producción de la película y contrató a Dexter Fletcher en su lugar.

Por otra parte, el actor que iba a personificar a Freddie Mercury, el líder de la banda, desde un principio tenía que haber sido Sacha Baron Cohen (recordado por sus actuaciones en Borat y El Dictador), pero durante el rodaje tuvo diferencias con los productores. Según Baron Cohen, la película no retrataba con realismo los momentos más oscuros de la vida del vocalista de Queen, por lo que finalmente decidió retirarse de la película.

Rami Malek (actor en Mr. Robot) fue elegido como el nuevo Freddie, y pese a que no tenía mucho parecido físico con el cantante, fue designado como actor principal. Su actuación fue impecable y ya se empieza hablar sobre una posible nominación al Oscar.

Si bien la película no profundiza en la vida muchas veces sórdida y excesiva de la vida del cantante, y para muchos el film tiene una visión más heterosexual de lo que fue en realidad la vida de Freddie, “Bohemian Rhapsody” hace justicia al legado de uno de los mejores cantantes del último tiempo y humaniza a la leyenda (en una de las primeras escenas de un joven Freddie Mercury sabrán a que me refiero).

Sin ánimos de lanzar spoilers, vale decir que una de las mejores secuencias en todo el filme es el momento del concierto del “Live Aid”. Son 20 minutos de pura gloria, que retratan casi a la perfección ese 13 de julio de 1985, cuando se realizó el que fue, para muchos, el mejor concierto de rock de la historia. Esa presentación de Queen resumió mejor que nada lo que fue la década de los 80. Fue, de paso, la primera escena que se grabó en la película.

Es mejor, como siempre, pero más en este caso, ver la película en pantalla grande (mejor si más de una vez). La energía del público cantando a coro las canciones es una experiencia digna de vivir en el cine.

Jerussa Pozo escribe de temas de cine para Brújula Digital.